Blog News Conozca al nuevo…

Noticias

Conozca al nuevo Presidente del CID

El CID cuenta con el primer presidente de los Estados Unidos, el Diácono Gerald DuPont, de la Arquidiócesis de Galveston-Houston, Texas. Gerald habla al Diácono Nick Kerr.

Gerald DuPont, nuevo Presidente del Centro Internacional del diaconado, no apresuró el proceso de convertirse en diácono. De hecho, fue lento en darse cuenta de que Dios le estaba llamando para ser diácono.

Gerald fue directamente de la escuela a la Universidad del estado de Luisiana, donde él se licenció en ingeniería petrolera e ingeniería química. Luego trabajó para la Unión de California. El trabajo finalmente lo llevó a Houston, Texas. Está casado con Peggy. Celebrarán su 50 º aniversario de boda este mes. Tienen dos hijos y ocho nietos.

Bild vergrößern “Siempre he sido activo en la Iglesia, desde que puedo recordar, por mi mamá,” dijo Gerald. “Estuvimos en la parroquia de Sta. Teresa en Sugar Land, en la parte sudoeste de Houston. Era una parroquia basiliana. Los sacerdotes me preguntaban, ‘¿por qué no piensas en ser diácono?’ No era mi idea. Yo decía: ‘ Padre, ¿por qué debo hacerlo? ¿No estoy haciendo lo suficiente por aquí? Estoy haciendo RICA (Rito de iniciación cristiana de adultos). Estoy haciendo estudio de las Escrituras. Estoy haciendo Ministerio de cárcel y hospitales.’

“No había falta de sacerdotes en la parroquia. No teníamos un diácono. Tengo que admitir que realmente no sabía lo que era un diácono. Pero en algún momento mi pastor me envió en un retiro, una especie de retiro de vocaciones. Resultó que era el mayor allí. Los demás eran jóvenes, pensando en ser sacerdote, o consagrado a la vida religiosa. Le dije al guía del retiro, “tal vez no debería estar aquí.’ Dijo: ‘ Tal vez no. Pero por qué no tomas el fin de semana, empiezas el camino y ver a dónde conduce.»

“Cuando terminé el retiro volví a la parroquia y dije a mi pastor, ‘ Bien. Fue muy bonito, pero no siento ninguna llamada a este diaconado. Pero sentí durante el retiro que debo tener un director espiritual. Tal vez eso me ayudaría.”

Gerald pensó en un sacerdote, que sería un buen director espiritual para él. Estaban trabajando juntos en el programa de RICA de la parroquia. Su párroco dijo: “No, no acuda a él, que odia a los diáconos!” Al sacerdote no le disgustaban demasiado los diáconos. Después de que Gerald dio una presentación en la siguiente reunión de RICA, él vino a Gerald y le preguntó, “¿has pensado en ser diácono?” Peggy miró a Gerald y le dijo: “¿has pensado que Dios está tratando de decirte algo a través de otras personas?”

Después de eso, Gerald llamó al sacerdote encargado del programa de formación diaconal. Le dijeron que había 300 en lista de espera por delante de él y que probablemente no entraría. Gerald dijo: “Monseñor, ya me va bien. No es mi idea, de todos modos.” Unos meses más tarde Gerald fue seleccionado, hizo su formación y fue ordenado a la edad de 42 años.

Gerald obtuvo un Master en Biblia y un Master de Teología Sistemática. Estuvo en Sugar Land durante 25 años. Era una parroquia joven. Considera que bautizó unos 3.000 pequeños y celebró de 200 a 300 bodas.

Gerald ha participado en la formación de diáconos la mayoría del tiempo desde que fue ordenado. Después de algún tiempo él comenzó a enseñar en la Universidad de St Thomas, Houston, en el seminario. Le pidieron entonces que enseñara Teología en la Escuela de Teología de los oblatos en San Antonio también. Él y Peggy se mudaron al lugar que estaba a igual distancia de ambos seminarios. Por entonces se había retirado de la ingeniería.

Fue director del año de Pastoral para los seminaristas de Galveston-Houston entre el segundo y tercer año de Teología.

“Un día,” dijo, “estábamos en una fiesta y, como buen diácono, estaba vertiendo el vino para todos los empleados de la Arquidiócesis. En algún momento le dije al arzobispo Fiorenza, ‘no es interesante? ya tiene a un sacerdote a cargo de sus futuros diáconos y un diácono encargado de sus futuros sacerdotes.’

“Dos semanas más tarde me llamó y dijo: ‘ quiero que pienses en algo. Quiero que pienses en convertirte en director de los diáconos permanentes en la diócesis. Va a ser una labor a tiempo completo.’ Nunca habían tenido una tarea de tiempo completo hasta ese punto. Dije, ‘No, gracias.’ Disfruté de mi enseñanza en la Universidad. Yo tuve una gran experiencia. Dos semanas después me llamó otra vez y dijo: ‘Lo ha pensado?’ Pensé: ‘Él no escucha muy bien.’ Pero dije: “No, Arzobispo, estoy bien, me encanta lo que hago.’

“Aproximadamente una semana después su Secretario me llamó y dijo, ‘El arzobispo quisiera verte en su oficina’. Así, él me tomó por el codo y me llevó dentro. Pensé, ‘ Oh, Oh! Estoy en problemas!’ Y dijo, «ahora Gerald, necesito recordarte tu promesa de obediencia.» Así que tuve que renunciar a enseñar a tiempo completo y me convertí en director del diaconado permanente. Como había trabajado en el diaconado en mi doctorado, implementé en Galveston-Houston lo que había estado proponiendo en mi doctorado.”

Gerald fue director durante 13 años. Se retiró de este cargo el año pasado. Galveston-Houston tiene el segundo mayor número de diáconos en los Estados Unidos – unos 450. El mayor número está en Chicago. Galveston-Houston tiene el programa de formación más amplio.

Bild vergrößern A nivel nacional, Gerald ha sido Consultor Jefe sobre el diaconado permanente en la USCCB (Conferencia estadounidense de obispos católicos) durante los últimos 10 años. Ha estado en la Junta Directiva de la Asociación Nacional de directores de diáconos (NADD) durante 12 años. Él fue representante regional durante seis años y Presidente durante cuatro años. El NADD celebra el quincuagésimo aniversario de la restauración del diaconado permanente en los Estados Unidos en 2018.

En este momento participa en cuatro proyectos principales de NADD, el Congreso Nacional para celebrar los 50 años de la restauración del diaconado permanente en los Estados Unidos (22 al 26 de julio de 2018); una reescritura del Directorio nacional de diáconos; un estudio nacional sobre el diaconado; y un proceso de evaluación de aquellos que son aspirantes al diaconado.

Él está también asignado a dos parroquias rurales, lo que, dijo, implica un montón de viajes.

Hablamos sobre el Ministerio del diácono en los Estados Unidos.

“Para mí, en términos generales, en los Estados Unidos hemos tenido tres cambios de paradigma,” él dijo. “Fui formado bajo el segundo paradigma. Nuestra primera promoción en los Estados Unidos fue ordenada en 1971. En Galveston-Houston, nuestra primera promoción fue ordenada en 1972.

“En los Estados Unidos nuestro primer Directorio sobre el diaconado era un simple manual conocido como el Pequeño Libro verde. Me parece que en los Estados Unidos el diaconado permanente comenzó como lo que yo llamaría hombres-litúrgicos alrededor de la parroquia. Parece que hubo mucho de prueba y error cuando comenzamos. Eran hombres muy buenos y tengo un gran respeto por ellos.

“Ellos fueron pioneros. Ellos tomaron esto sobre sus hombros y vivieron con la confusión entre el diaconado y el presbiterado. Y hubo cierta tensión entre los diáconos y los sacerdotes durante un tiempo.

“Se realizó un estudio nacional y, debido al estudio, surgió un nuevo directorio en 1984-85. Salió en 1984 con algunas modificaciones en 1985. A mi modo de pensar, esto originó un segundo paradigma. No se trataba solo de liturgia sino de caridad. Estoy seguro que este es el motivo por el que mi nombre surgió, con algunas de las cosas que hacíamos en la parroquia de Sugar Land, con prisiones, hospitales, etcétera.

“La caridad era primordial. La única razón por la que se participaba en la liturgia era debido a la participación en la caridad. El diácono estaba para predicar, pero para predicar de forma diferente. Predicaba como consecuencia del ministerio de justicia social en que estaba involucrado”.

El tercer paradigma era la comprensión del triple ministerio del diácono de la liturgia, la caridad y la palabra.

“Se realizaron estudios más pequeños,” dijo Gerald-, y finalmente, en 1998, salió el documento sobre las normas básicas para la formación de diáconos permanentes, de la Congregación para la Educación católica y la Congregación para el Clero.

“Antes, en 1993, el cardenal Bernardin (de Chicago), en el 25º aniversario del diaconado permanente en su diócesis, escribió una carta pastoral. Lo que noté fue que Roma utilizó en cierta medida esa carta pastoral como la base del documento de 1998. Probablemente la razón fue que en 1998 los Estados Unidos tenían más diáconos que el resto del mundo, por encima del 60%.

“En esa carta, el cardenal Bernardin habló sobre la necesidad de que el diácono funcionara en las tres áreas – liturgia, caridad y ahora llegamos a la palabra. Un diácono puede especializarse en un ministerio más que en los otros, pero tiene que ser capaz de funcionar en los tres. Ese fue el cambio en la carta de 1993 y fue incorporado en el documento de 1998.

“Nuestro primer directorio nacional realmente integral, nuestro tercer directorio, de hecho fue promulgado en 2005, aunque la mayoría de los directores de diaconado ya estaban trabajando con borradores antes de esta fecha.

“Es como veo que se ha desarrollado el diaconado permanente en los Estados Unidos. Es obvio que en Europa se desarrolló diferentemente. Me parece que la caridad era lo primero, no lo segundo en su desarrollo. Al menos, al escuchar a diáconos de otros lugares y a la gente del CID, parece de esa manera; no soy experto en eso.”

Gerald espera que el CID fortalecerá el diaconado en todos los países.

“No quiero decir que tenemos que tener un lenguaje común sobre el diaconado, o una imagen común del diaconado”, dijo. “Esa es la belleza del diaconado. Responde a las necesidades que se presentan. Las necesidades son diferentes en diferentes países; así pues, los diáconos responderán de diferentes maneras.

“No queremos que los diáconos tengan todos el mismo aspecto. En mi opinión, sería una injusticia para el mismo diaconado. Pero debería haber alguna teología común, algunas maneras comunes de articular lo que un diácono es: formas de visionar lo que los diáconos son, opuesto a lo que los diáconos hacen. Lo que los diáconos hacen variará según cuales sean las necesidades. Pero hay aspectos comunes en lo que los diáconos somos.

“No debería haber una similitud en lo que hacemos. Debe haber una similitud en lo que somos. Espero que veamos en el CID cómo podemos mirar estos puntos en común en todo el mundo, de una manera u otra.”

Gerald ha escrito a la Congregación para el clero – y eso ha llevado a una cita para que la Junta del CID se reúna con líderes de la Congregación en Roma el 9 de marzo.

“Nuestros estatutos dicen que uno de nuestros objetivos es fomentar una estrecha relación con la Congregación para el clero”, dijo Gerald. Por eso queremos preguntarles: ¿Qué puede hacer el CID para ayudarles? ¿En qué les gustaría que nos centráramos? Yo todavía no tengo claro qué cuestiones se plantean en el mundo sobre el diaconado. ¿En qué quieren que les ayudemos? Entonces será más fácil que nosotros aportemos los temas que ellos consideran importantes.”

Gerald espera que el CID pueda hacer más para proporcionar recursos para el diaconado en diferentes países, especialmente en aquellos donde el diaconado está empezando.

“Recientemente uno de nuestros delegados, Erik Thouet, fue a Lituania y se reunió con el obispo y los tres diáconos recién ordenados. Es un buen ejemplo de lo que podríamos hacer. Pensé, ‘Esto es fantástico, lo que Eric hizo al ir allí y pasar algún tiempo con los jóvenes diáconos.’

“En los Estados Unidos tenemos un proceso de visitas y consultas. Un obispo puede pedir que un equipo venga a mirar lo que se está haciendo en su diócesis y hacer sugerencias sobre cómo mejorar su programa de formación o su admisión o su ministerio. Sería un servicio maravilloso si el CID pudiese ofrecer algo como eso en todo el mundo.

“He sabido que uno de nuestros delegados, Marie-Françoise Maincent-Hanquez, esposa de diácono, fue a una diócesis y dio una charla sobre esposas de diáconos. Es una manera maravillosa de colaborar. Tenemos muchos carismas dentro de nuestra organización. Debemos preguntarnos cómo podemos utilizar estos dones para fomentar el diaconado en todo el mundo.”

_El diácono Nick Kerr es delegado del CID y Presidente de la Asociación Nacional de Diáconos, Australia. Es diácono en la Catedral de San Francisco Javier, Adelaide, en el Sur de Australia y trabaja principalmente con los refugiados y solicitantes de asilo. Ha ganado numerosos premios de periodismo y ha sido galardonado caballero papal por su contribución a la comunicación religiosa._


Atrás …