Blog World Café El diaconado permanente…

Noticias

El diaconado permanente en Alemania

Desde el principio, la dicotomía entre “diácono con/en una profesión civil y “diácono trabajando únicamente para la Iglesia” ha sido característica para la situación en Alemania

Comienzos

50 años de diaconado permanente en la Arquidiócesis de Colonia 50 años de diaconado permanente en la Arquidiócesis de Colonia Mundialmente, los primeros diáconos de los tiempos modernos fueron ordenados en la Arquidiócesis de Colonia el día 28 de abril de 1968. Dentro de 8 años el 90% de las diócesis ya tenían diáconos (con el número total llegando a 1 984). Hoy en día hay más de 3 300.

Se han desarrollado muchos aspectos (el Marco Regulatorio de la Conferencia Episcopal Alemana, conceptos de formación y reglas para el ministerio, trabajos sobre la teología del diaconado) que han sido discutidos en el Grupo de Trabajo para el diaconado permanente. Todos los diáconos están involucrados en la diaconía de la caridad, de la palabra y de la liturgia (con diferentes prioridades en diferentes diócesis).

Retos

Desde el principio, la dicotomía entre “diácono con/en una profesión civil y “diácono trabajando únicamente para la Iglesia” ha sido característica para la situación en Alemania.
Entre los más de 3 300 diáconos, unos 42% están ejerciendo su ministerio en una profesión civil, unos 26% están trabajando únicamente para la Iglesia, mientras que unos 32 % son jubilados o han sido dispensados de sus deberes.
Un aspecto especifico que se debe tener en cuenta es el involucramiento profesional, a tiempo completo, de “seglares” comprometidos que cuentan con una formación profesional en teología o en pedagogía religiosa, quienes a menudo (con algunas limitaciones en lo litúrgico- sacramental) ejercen las mismas tareas y funciones que los diáconos.
La estructura de edad está generando una cierta preocupación: los diáconos de menos de 50 años de edad representan menos del 10%, los de menos de 60 años de edad los 30%, los de menos de 65 años, otros 15%; casi el 44% de los diáconos tienen una edad de 65 años o superior, es decir que alcanzaron la edad de jubilación. Aunque 300 hombres se encuentren, en la actualidad, en diversas fases del proceso de formación diaconal y aunque 70 nuevos diáconos fueran ordenados en Alemania en el pasado año 2019, cabe esperar cierta disminución del número de diáconos. Por lo tanto, las actuaciones de los diáconos no serán tan amplias ni comprehensivas en el futuro ¿Acaso podrán, en cambio, orientar su ministerio en una dirección más bien ejemplar o “profética”?

Posibilidades y oportunidades

Si se mira no solo hacia adentro sino también hacia afuera, hacia la “periferia”, entonces los diáconos en/con una profesión civil- como “heraldos” , “cruzadores” de fronteras y constructores de puentes- constituyen una verdadera oportunidad misionera y una, además, con mucho potencial (mundo del trabajo, experiencia extra- eclesial y competencias).

Concelebratio en el aniversario de los diáconos en la diócesis de Rottenburg-Stuttgart Concelebratio en el aniversario de los diáconos en la diócesis de Rottenburg-Stuttgart Finalmente, la flexibilidad del diaconado puede convertirse en un factor de calidad muy especial. El Papa Benedicto, en un discurso del año 2007, subrayó:” Yo creo que una característica del ministerio de los diáconos es precisamente la multiplicidad de las aplicaciones del diaconado.” Y también: “no hay un perfil único. Lo que se debe hacer varía según la preparación de las personas y las situaciones en las que se encuentran.”

Objetivos

Ordenando a los diáconos, es decir, confiándoles una misión inmediata e independiente, proveniente de Cristo, la Iglesia fortalece la diaconía existente a su interior, de la manera más fundamental posible. Para que los diáconos actúen como abogados de una Iglesia diaconal-misionera y adquieran un sentido crítico- profético, precisan de un mejor afianzamiento estructural, cuyo desarrollo debe continuar.

Aunque se ha hecho tanto trabajo teológico muy bien fundamentado, algunas cuestiones permanecen abiertas. Uno de los objetivos sería de mantener (o adquirir) un lenguaje teológico relevante: ¿cómo hablar adecuadamente de la sacramentalidad del ministerio ordenado sin “clericalización” ni “sacralización”? El Papa Francisco escribe:” Los laicos son simplemente la inmensa mayoría del Pueblo de Dios. A su servicio está la minoría de los ministros ordenados.” ¿Cómo se puede describir de manera exacta este servicio al pueblo de Dios mediante este particular ministerio de servicio, el cual se diferencia “por esencia, no por gracia” del sacerdocio común de todos los fieles? En el caso del diaconado sacramental, las opiniones difieren hasta cierto punto, ya que, al buscar su razón de ser, uno no puede “refugiarse” en funciones exclusivas ni en poderes sacramentales. En los países de habla alemana, los problemas se acentúan- y no solo por la creciente vehemencia de las exigencias de igualdad de género. Muchos no entienden por qué ellos están realmente ejerciendo un ministerio de carácter diaconal (con encargo por parte del Obispo, además), pero sin ser “fortalecidos por la gracia del diaconado” para cumplir su ministerio “más eficazmente”.

Thomas Nixdorf, Diácono
Licenciado en teología, Licenciado en psicología
Presidente del Grupo de Trabajo sobe el diaconado permanente, Alemania


Atrás …